Primera Sentencia en España sobre seguridad en rocódromos

Hace ya algunos meses hablábamos de la seguridad en los rocódromos y la normativa que han de cumplir, concretamente, las colchonetas en las instalaciones pensadas para Boulder.

Pues bien, el 13 de septiembre de 2019, el Juzgado de Primera Instancia nº 8 de Granada en Sentencia que ya es firme, condena solidariamente a un club y a una Federación, a responder por una lesión ocasionada a un competidor en una competición de escalada en bloque. Al margen de que sea competición o no, o que esta sea oficial o no (lo que le dota de mayores exigencias), la Sentencia aborda dos temas muy interesantes:

1.- La obligatoriedad de proteger convenientemente los rocódromos.

2.- La obligatoriedad de cumplir con las normas UNE aplicables a rocódromo pues, a pesar de no ser normas de obligado cumplimiento, son las “habituales” del sector.

Pasamos a extractar algunos párrafos de esta Sentencia:

“ha de darse credibilidad suficiente a la versión sostenida por el demandante en el sentido de que cuando cayó introdujo el pie entre la separación de dos colchonetas, versión que coincide con la manifestada por el testigo don , quien manifestó en el acto de la vista que vio caer al demandante y escuchar un fuerte golpe al introducir el pie entre la separación de dos colchonetas.”

“La circunstancia fundamental en que la parte demandante basa su pretensión es la relativa a que el siniestro ocurrido, la forma en que se produjo, se pudo haber evitado de haber existido algún elemento que hubiese impedido que su representado introdujese su pie entre dos de las colchonetas existentes o bien, las colchonetas hubiesen estado cubiertas por algún tipo de elemento, tipo lona, tal como se aprecia en las fotografías aportadas documento número 6 que se corresponden a la forma en que se colocaron las colchonetas protectoras en la competición celebrada al año siguiente. El artículo 4.4 de la norma UNE-EN-12572-2 establece lo siguiente en lo que se refiere a la posición de las colchonetas: “4.4 Conexión de los elementos modulares de las colchonetas de seguridad de espuma Si los materiales para absorción de impacto consisten en elementos modulares, las secciones se deben conectar firmemente entre sí, o se deben cubrir los huecos de modo que resulte imposible que un escalador entre dentro de los huecos existentes entre los elementos modulares. Si los materiales para absorción de impacto están por debajo de una cubierta superficial continua, la cubierta debe tener la tensión suficiente para mantener las colchonetas de seguridad de espuma firmemente unidas.”

En vista de las fotografías correspondientes al día del evento celebrado y que se aportan como documentos números 3 y 4 de la demanda, es evidente que se incumplía la referida normativa ya que como puede apreciarse, no solamente existían colchonetas de distinto tamaño y grosor, sino que por la distribución de las mismas existían multitud de lugares donde la unión de dos colchonetas no estaba lo suficientemente protegida  mediante los conocidos como “quitamiedos”, colchonetas de menor grosor y se utilizan precisamente para tapar dichas separaciones, algo que existía en algunas de ellas pero no en todas, tal como se aprecia en la referidas fotografías. Se alega por las demandadas que dicha normativa no es de obligado cumplimiento. Entiende este juzgador que aunque ello fuera así, precisamente son normas que se publica para que cada una de las entidades responsables y reguladoras de las correspondientes actividades deportivas tengan criterios suficientes para que las pruebas se desarrollen con los estándares de seguridad necesarios, y prueba de ello es el hecho de que la competición realizada al año siguiente, se dispusieron las colchonetas cubiertas todas ellas por una lona, que de haber existido el día de los hechos, hubiese impedido que el demandante sufriese la lesión que se produjo.

Todo ello determina no solamente la responsabilidad de la entidad organizadora del evento sino de la  demandada al entender este juzgador que es  quien debe supervisar que las instalaciones donde se va a desarrollar la prueba cumpla con todas las medidas de seguridad necesarias. Se alega que la competición disponía de jueces y personal cualificado que velaban porque las instalaciones y los medios utilizados fuesen los adecuados, entendiendo este juzgador que visto el contenido de las fotografías ante reseñadas, dicha labor no se cumplió correctamente. Si no, no se entiende como en determinados lugares las colchonetas estaban dispuestas con los referidos quitamiedos y en otros no (véase la fotografía número 1 del documento número 3 o la fotografía número 2 del documento número 4 de la demanda).”

Puedes consultar el texto completo de la Sentencia aquí: sentencia Granada.

Entendemos que esta Sentencia a pesar de ser de 1ª instancia, supone un punto de inflexión no sólo respecto de la obligatoriedad de las normas UNE sino también de la seguridad en eventos deportivos en escalada.

Esperamos que nuestro granito de arena ayude a aportar un poco más de seguridad y buen hacer a nuestro deporte.

Alejandro López Sánchez

Abogado.

http://www.lopezsanchez.com

info@lopezsanchez.com

IMG-20150711-WA0053

Borrador del nuevo Decreto de Turismo Activo de Galicia

Queridos lectores,

Os saco de vuestro letargo otoñal para informaros que el próximo día 15 (martes) vence el plazo de consultas públicas abiertas por la Xunta de Galicia para realizar alegaciones al borrador de Decreto de Turismo Activo que la Xunta pretende sacar próximamente.

Hay que decir que se trata de un Decreto muy completo y exhaustivo (quizá el más riguroso de todos los publicados), pero como siempre pasa en estos casos, existen cuestiones a pulir, mejorar y evitar. Se comete el error de copiar clasificaciones “profesionales” de otras normas y establecer sistemas de ruptura respecto de la regulación anterior que pueden provocar caídas del sistema, pero para eso tenemos la palabra.

Quien quiera conocer el borrador, puede pinchar aqui.

Quien quiera presentar alegaciones puede hacerlo desde aqui

Y por último me gustaría hacer una mención especial a los clubes deportivos, mucho ojo, porque se nos acabó el chollo de desarrollar actividades deportivas para “fuera del club”:

4. Quedan excluídas do ámbito de aplicación do presente decreto as seguintes
actividades:
) As organizadas por asociacións e organizacións deportivas, clubs deportivos e outras
entidades sen ánimo de lucro, naquelas modalidades e especialidades deportivas
recollidas nos seus estatutos, cando realicen actividades ofertadas e/ou dirixidas
exclusivamente ás persoas asociadas ou afiliadas a estas, e non ao público en xeral, e
non se publiciten ou promocionen.

Mucho ojo…

Alejandro López

Abogado

http://www.lopezsanchez.com

20151026_090440

Responsabilidad en montaña y grupos de whatsapp

A nadie sorprende que desde hace unos años hayamos pasado de quedar con los colegas  en el club o en el bar para planificar nuestras salidas a la montaña (gran tradición nacional ésta que, lamentablemente se está perdiendo) a organizarnos por medio de grupos de whatsapp, telegram o facebook.

Diría que no existe problema, y siempre lo he defendido así, que cuando quedamos entre colegas todos debiéramos responder por todos, en eso se basa el espíritu montañero de la cordada, del asociacionismo tradicional donde todos nos protegíamos a todos (y de todos), del club, la conocida como comunidad del riesgo de la que tantas veces he hablado y he defendido.

Pues bien, a pesar de lo dicho, y de la defensa a ultranza que siempre he hecho de la independencia que se merece la montaña y el montañismo en todas sus vertientes respecto del “encorsetamiento” normativo, no podemos volver la cabeza para otro lado cuando nos encontramos ante grupos organizados a través de las redes sociales que, amparados por la nímia y paupérrima “protección” de las ondas cibernéticas, se jactan en desarrollar actividades deportivas en el medio natural.

¿Es posible que llegue a responder alguno de los “responsables” del grupo o de los “creadores” del evento? 

Pues sí señores, pueden y deben, pues cierto es que la figura del guía benévolo no estuvo pensada para whatsapp ni para facebook, no es menos cierto que encaja como anillo al dedo.

La figura del guía benévolo en nuestro país, parte de la Sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya de 15 de marzo de 1999. Esta sentencia define al guía benévolo como la persona que asume la función de guía sin título que le acredite para ello y sin relación contractual con el resto de participantes, es decir, sin percibir remuneración económica alguna.

Por ello, el Guía benévolo, se trataría del montañero que durante la actividad hace las funciones propias de un guía: lidera el grupo, toma decisiones y ostenta una posición de liderazgo frente al resto.

En nuestro caso, la persona que crea el grupo, planifica la ruta, organiza la actividad, toma las decisiones y deja pruebas de todo ello a través de las redes sociales.

Un Auto del Juzgado de Instrucción de Piedrahita (Ávila), respecto de en un accidente ocurrido durante una actividad de un club de montaña, archiva y sobresee el procedimiento (confirmada por la Audiencia Provincial de Alava) frente a un supuesto guía benévolo por lo siguiente:

 “Se  requiere,  para empezar,  que  la  persona  a  la  que  se  pretende  imputar  el  resultado,  en  este  caso  don  XXX,  tenga  una  especial relación con el bien jurídico a que concierne el tipo penal, lo que le otorgaría,  en  su  caso, una  posición  de  garante que  le  obligaría  a  controlar las fuentes de peligro que afectaran a ese bien. Aún así, esta posición  de  garante  no  es  suficiente  en  sí  misma  para  imputar  un  resultado de muerte y para poder equiparar una omisión a una causación  activa, aunque sea por imprudencia. Se requiere por parte del garante un  incumplimiento  de  las  obligaciones  inherentes  a  la  referida  posición  y  una  capacidad  para  actuar  en  el  caso  concreto.”

Nos encontramos, por lo tanto, con dos figuras diferentes, la del guía y la del mero garante. El garante, figura no tipificada en nuestro ordenamiento, hace referencia a la persona que tenga más experiencia en la actividad, aunque no quiera asumir ninguna ni tome las decisiones. En cada actividad de montaña existe siempre alguien con más experiencia que el resto y no por ese motivo tiene que ser considerado responsable de la vida e integridad física de los demás.

Para que concurra responsabilidad sobre alguien en su supuesta condición de guía benévolo, es necesario que este haya ejercido acciones de control y supervisión del grupo y que la decisión sobre el factor determinante de un siniestro haya sido impuesta por éste.

Por ese motivo, mucho ojo con cómo organizamos nuestras salidas, pues ante la menor duda, lo mejor es proveernos de un buen seguro de responsabilidad civil o constituir una persona jurídica (club, asociación, SL) que ampare nuestras actividades.

Alejandro López Sánchez

Abogado

Máster en Derecho de Montaña / Máster en Derecho Deportivo

http://www.lopezsanchez.com

20190722_064702