¿Puedo saltarme el cierre perimetral en Galicia solo por estar federado?

Ya lo venimos diciendo desde octubre… solo para casos justificados de entrenamiento para competición oficial y la propia competición oficial. Estar federado no es un salvoconducto que todo lo permite como ocurrió durante el mes de mayo y junio.

Os dejamos el texto de la Xunta publicado hoy (fuente FGT). Valido para Galicia.

Texto envíado por la Xunta de Galicia:
Na data de onte publicouse o Decreto 3/2021, do 13 de xaneiro, polo que se modifica o Decreto 202/2020, do 3 de decembro, do presidente da Xunta de Galicia, polo que se adoptan medidas no territorio da Comunidade Autónoma de Galicia para facer fronte á crise sanitaria, na condición de autoridade competente delegada no marco do disposto polo Real decreto 926/2020, do 25 de outubro, polo que se declara o estado de alarma para conter a propagación de infeccións causadas polo SARS-CoV-2, e a orde Orde do 13 de xaneiro de 2021 pola que se modifica a Orde do 3 de decembro de 2020 pola que se establecen medidas de prevención específicas como consecuencia da evolución da situación epidemiolóxica derivada do COVID-19 na Comunidade Autónoma de Galicia, a través dos cales se adoptan novas medidas preventivas do contaxio da COVID-19.
Con carácter xeral recoméndase restrinxir ao máximo a interacción social e que os encontros queden limitados unicamente á unidade de convivencia, limitándose a mobilidade o máximo posible.
Neste senso, esta é a óptica ou criterio sobre os que ten que pivotar o desenvolvemento da actividade deportiva federada, nun momento de excepcionalidade e que a evolución da pandemia esixe ser extremadamente cauteloso e responsable.
Aínda con todo, o deporte federado nas normas citadas segue a estar dotado dun status propio, polo que a súa práctica segue a estar permitida debendo de axustarse ao disposto nos respectivos Protocolos aprobados segundo o modelo Fisicovid-Dxtgalego.
Non obstante, isto non implica que as excepcións nas limitacións impostas sexan totais senón que é preciso que se baseen en causas xustificadas.
Así con respecto as restricións de mobilidade de ou cara ás localidades con peches perimetrais mantense o mesmo criterio interpretativo que ata o de agora, considerándose situación xustificadas:

Quedan exceptuados de tales limitacións aqueles desprazamentos, adecuadamente xustificados, que se realicen en cumprimento de obrigas laborais e profesionais, conforme o disposto na letra b) do número 3 do punto primeiro do Decreto 179/2020, do 4 de novembro, e na letra d) do número 1 do artigo 5 do Real decreto 926/2020, do 25 de outubro.

Con relación a “Calquera outra actividade de análoga natureza, debidamente acreditada”, previsto na letra k) do número 3 do punto primeiro do Decreto 179/2020, do 4 de novembro, e na letra h) do número 1 do artigo 5 do Real decreto 926/2020, do 25 de outubro, considéranse xustificados os desprazamentos para a realización dun adestramento vinculado á participación nunha competición incluída no calendario oficial da correspondente federación deportiva e/ou pola participación nunha competición deste tipo. Neste suposto deberase de acreditar:

Que non existan alternativas de realización do adestramento e/ou da celebración da competición nun ámbito territorial que non exixa un desprazamento afectado polas limitacións á liberdade de circulación vixentes.

Que o desprazamento se realice por algunha ou algunhas das seguintes persoas:

Por persoas deportistas federadas de alto nivel, de alto rendemento deportivo ou incluídas en programas de tecnificación e rendemento deportivo, recoñecidas polo Consejo Superior de Deportes ou pola Secretaría Xeral para o Deporte.

Por  outras persoas deportistas federadas, respecto de competicións de ámbito estatal ou de ámbito autonómico non profesional cun calendario aprobado para a tempada 2020/2021.

 As persoas técnicas  ou adestradoras das persoas deportistas incluídas nos apartados anteriores.

Que a persoa que se desprace porte, durante o desprazamento, un certificado da correspondente federación ou club deportivo federado onde se certifique a condición do/a deportista e a causa da exención ás restricións de mobilidade.

Con respecto ao cumprimento á limitación da mobilidade nocturna entre as 22:00 h e as 06:00h, como regra xeral e en atención á situación epidemiolóxica actual esta hora debe de respetarse, polo que os adestramentos e competicións deben de rematar un pouco antes das 22:00 h, permitíndose o desprazamento con posterioridade para o regreso ao domicilio habitual.

Prohibiciones de escalada en el Escorial: la puerta abierta de la sentencia del Supremo

El 20 de julio de 2020, la Sección 5ª de la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo emitía una Sentencia que, aunque en un principio pudiera parecer negativa para los intereses de la escalada en el Bosque de la Herrería (El Escorial), lo cierto es que deja la puerta abierta a futuras regulaciones que afecten a nuestras actividades en todo el país. Me explicaré.

Hemos de explicar que esta Sentencia trae causa del Recurso Contencioso Administrativo que plantea la Asociación Escalada Sostenible contra el Acuerdo del Consejo de Ministros de 29 de marzo de 2019, por el que se aprueba el Plan de Protección Medioambiental del Bosque de la Herrería.

El objeto de este procedimiento trataba, por lo tanto, de determinar la nulidad por ser contraria al ordenamiento jurídico y a los principios generales del Derecho, de una disposición de carácter general emanada del gobierno del estado y que prohibía (aparentemente sin una justificación de peso) el Boulder en la zona del Escorial.

El plan de protección Bosque de la Herrería (página 139 del Plan) no realiza un estudio de impacto ambiental en relación con la compatibilidad deportiva y más concretamente respecto de la actividad de la escalada en bloque (boulder), que es “proscrita”, a diferencia de lo que ocurre con otras actividades.

El plan recoge en su modelo de gestión y uso, respecto de la compatibilidad de los usos deportivos como actividades tradicionales con la protección de la biodiversidad, lo siguiente:

G1.6 USO DEPORTIVO

Los usos deportivos son compatibles con los objetivos de protección medioambiental siempre que su incidencia sobre los sistemas naturales sea leve y que sus efectos sean reversibles por la propia evolución y actuación de los procesos naturales.

El Bosque resulta ser un lugar adecuado para la práctica de determinados deportes al aire libre que no requieren equipamiento, tales como la marcha, el senderismo y la bicicleta por caminos y viales existentes. Con todo, existen algunas zonas en donde la intensidad de uso de estas actividades deportivas puede ser significativa para la conservación del medio natural, por lo que deberán ser reguladas.

El plan (páginas 92 y siguientes, entre otras) delimita el uso deportivo que se puede realizar dentro de los límites geográficos afectados. De este modo, se refiere de soslayo a actividades como bicicleta de montaña y otros deportes, mientras que al boulder se refiere exactamente con estas palabras:

Actividades de escalada, bicicleta de montaña y otros deportes al aire libre

La bicicleta, la marcha y los paseos excursionistas discurren por lo general por las pistas e itinerarios señalizados, de manera que su ámbito espacial es limitado.

Las prácticas de escalada o _boulder_ se efectúan en lugares sensibles por el modelado del relieve granítico y vegetación asociada en el entorno de la antigua carretera de la Silla de Felipe II. Descripción del uso: La actividad a señalar es la práctica de escalada sobre afloramientos rocosos de poca altura pero que ofrecen dificultad deportiva (boulder). Se puede realizar de manera individual pero lo habitual es la práctica en grupo. Es una actividad crítica, no tanto por la práctica en sí como por los efectos de la concurrencia de personal que conlleva, el cual se ubica en espacios muy concretos y de superficie reducida.

Finalidad perseguida: Estas prácticas deportivas se han producido de manera espontánea desde el pasado siglo, si bien es en la última década cuando la frecuencia de estos usos es más numerosa. El ‘boulder’ es una actividad que no se desea fomentar, en todo caso proscribir por los efectos negativos que produce.

Problemas detectados: La bicicleta en pistas y caminos señalizados, la marcha y el excursionismo son actividades deportivas compatibles en buena parte del Bosque, sobre todo si se efectúan en itinerarios controlados.

Resulta paradigmático, a ojos del recurrente, que se valore y defienda la compatibilidad de otros deportes por el mero hecho de practicarse en entornos controlados (caminos) cuando la escalada se desarrolla igualmente en espacios totalmente controlados (piedras concretas) y sin que se haya realizado un estudio previo de impacto ambiental o sociológico respecto del uso del magnesio, posible masificación de zonas, impacto ambiental sobre el lecho o manto forestal o afectación a la gea.

Precisamente es a este punto al que se refiere la Sentencia del Tribunal Supremo en el último párrafo del Fdto. 6º que dice literalmente lo siguiente:

“Lo que ha realizado el Plan Medioambiental que nos ocupa, procediendo a la prohibición del boulder en el Bosque de la Herrería, lo cual sería compatible con una concreción geográfica, a través del Programa específico contemplado en el PRUG, así como con un desarrollo normativo, estatal o autonómico, prudente y equilibrado entre la práctica deportiva y la protección medioambiental».

A nuestro modo de ver, la Sentencia deja la puerta abierta a un filón enorme de actuaciones a partir de ahora con TODOS los conflictos que puedan surgir a nivel autonómico y estatal pues habla de un desarrollo normativo, estatal o autonómico, prudente y equilibrado entre la práctica deportiva y la protección medioambiental, lo que supondría la “obligación” de dialogo, colaboración y entendimiento entre los diferentes actores implicados en las actividades deportivas en el medio natural y los servicios de protección de la naturaleza.

Se abren, por lo tanto, dos vías que ya han sido empleadas en bastantes lugares de nuestro país con cierto éxito frente a políticas prohibicionistas:

  • Introducir un programa específico de escalada en los PRUG, en este caso en el PRUG del Escorial con una regulación tipo «Pinares de Rodeno» donde se realicen estudios de impacto ambiental, se zonifique, limite temporalmente y se realicen regulaciones dinámicas
  • Se abre la posibilidad de introducir enmiendas en las normas autonómicas que regulen las actividades deportivas en el medio natural, en nuestro caso la escalada pero aplicable a muchos otros deportes (por ejemplo, decretos de Red Natura 2000, ENP, zonas ZECA, LIC, etc.)

Frente a los sistema prohibicionistas, defendibles en algunos casos, debemos abogar por el estudio de las actividades en cada caso, pues el incremento de actividades deportivas en el medio natural hace necesario más que nunca dotar a la administración de recursos que le permitan comprender el alcance de nuestras actividades y permitir políticas de regulación dinámica que se traduzcan en normas cabales y bien fundadas desde el punto de vista jurídico y medioambiental.

De todos modos nunca lo olvidemos, el peor enemigo de la naturaleza sigue siendo el ser humano. Primemos la protección ambiental por encima de nuestros intereses deportivos, seamos cabales y conscientes y respetemos las normativas y regulaciones existentes.

Alejandro López

Abogado – Máster en Derecho de Montaña – Máster en Derecho Deportivo

Trail Running 2.0 – La organización virtual de Carreras por montaña

Hace casi dos meses, en una visita al pirineo Oscense, me sorprendió la cantidad de corredores de montaña que me encontré durante las dos jornadas que duró mi travesía. Como el volumen de “trail runners” era más elevado que en otras ocasiones, pregunté por el motivo al primero que conseguí ver parado. Me explicó que, debido a la pandemia del COVID 19, una de las carreras más míticas se estaba “corriendo virtualmente”. Correr hay que correr, igualmente, nada de “E-Games” por el momento en el trail running, lo que pasa a ser virtual es la organización del evento.

Hemos llegado al modelo 2.0 en la organización de carreras por montaña.

Volviendo para casa, escuché por casualidad en la radio a uno de esos organizadores explicar a la locutora que habían hecho incluso una “liga online” aunando varias carreras donde, a través de una conocida plataforma GPS, se puede seguir una clasificación online y donde el corredor realiza la carrera a su modo y cuando quiere siguiendo el track y recomendaciones propuestas por la organización.

La mente jurídica no para y me planteé la siguiente pregunta ¿Es la misma responsabilidad la que asume el organizador de una carrera “clásica” que la que asume el organizador 2.0?

Debemos partir, en primer lugar, de tener en cuenta las características de estas nuevas carreras. Detrás de las mismas hay una empresa o entidad sin ánimo de lucro (clubes o asociaciones) que facilitan una App al corredor (o aprovechan una de las ya existentes en el mercado) que quiera participar, para que pueda inscribirse en la prueba y pueda seguir las recomendaciones como son la distancia, track del recorrido y, en la mayoría de los casos, a cambio del pago de una cantidad pequeña de dinero que suele destinarse para causas benéficas.

Tenemos claro que según todas las normativas autonómicas (Leyes del Deporte y normas aplicables a la organización de eventos en Espacios Naturales Protegidos, normas de tráfico, etc.) el organizador de un evento deportivo debe contar con un seguro de responsabilidad civil que cubra los posibles daños causados por culpa o negligencia a los participantes y un seguro de accidentes que cubra la asistencia sanitaria a los lesionados durante la prueba.

¿Estamos ante un evento organizado en el caso de las carreras 2.0?

La respuesta debe ser afirmativa.

Que las carreras sean gratuitas, benéficas o que no haya una “salida” masiva de corredores un día y a una hora concreta no impiden que nos encontremos ante un evento organizado.

Un evento, según la mayoría de las Leyes del Deporte Autonómicas, se suele definir como una actividad deportiva organizada al margen de las federaciones deportivas y del resto de organizadores de competiciones oficiales. Yo añadiría algo más, un evento es toda aquella actividad organizada, gratuita o no, a la que se provee de un nombre y se publicita al público.

Por lo tanto, la característica principal de un evento, además del nombre, es que detrás exista una organización.

¿Cuándo organizamos?

Cuando ponemos a disposición del participante una serie de facilidades que le permiten desarrollar una actividad, deportiva en este caso, dependiendo de la información que obtiene de la organización.

La RAE lo define como “establecer o reformar algo para lograr un fin, coordinando las personas y los medios adecuados.”

Por lo tanto, si diseñamos el recorrido, lo ponemos a disposición del usuario, lo distribuimos, facilitamos información sobre el mismo y creamos o usamos una APP en la que se puede seguir una clasificación online durante un periodo concreto de tiempo, entiendo que jurídicamente podríamos seguir hablando de “organizar un evento”.

Esto se separaría, o tendría un matiz respecto de aquellas personas que publican sus propios tracks en webs especializadas (wikiloc, por ejemplo). Esas personas no crean un evento, sino que simplemente cuelgan la información de sus propias actividades a quienes quieran realizarlas por su cuenta y riesgo.

No existiría duda, por tanto, de que cualquier persona que pueda acreditar fehacientemente que se ha inscrito en un evento “online” y ha sufrido un accidente por una negligencia de la organización (por ejemplo, un error en el track que conduce a una zona peligrosa) podría exigir la correspondiente indemnización que cubriera los daños ocasionados. Esto supone ineludiblemente la obligatoriedad de contratar un seguro de responsabilidad civil.

Lo mismo ocurre con los seguros de accidentes. Si se demuestra que el corredor no estaba realizando deporte autónomo, sino inscrito a una de estas pruebas online y hacia deporte bajo el amparo de una organización o un evento virtual, la organización debería contratarle el seguro de accidentes correspondiente.

Y sirve lo anterior para volver a indicar un tema candente. Varias comunidades autónomas introdujeron la  obligatoriedad de que el organizador del evento suscriba un seguro de accidentes / asistencia sanitaria que cubra a cada participante durante la duración del mismo. La suscripción de un seguro supone que el organizador de un evento (recordemos, competición no oficial) ha de erigirse en “tomador” del mismo, contratarlo en beneficio de un participante. Hasta ahora muchos organizadores, para evitar gastos permitían la participación de deportistas federados usando este seguro (licencia federativa) como cobertura de accidentes.

Esto es posible en todas aquellas licencias federativas cuyo seguro de accidentes se puede aplicar a todo tipo de actividad deportiva entre la lista que previamente constase en la póliza, pero no es posible en aquellas otras (la inmensa mayoría) donde el seguro de accidentes únicamente puede hacerse valer para deporte autónomo, actividades  del calendario federativo o deporte de competición oficial.

Por lo tanto, si “organizamos online” un evento deportivo seremos igualmente responsables de los siniestros que se produzcan como consecuencia de una incorrecta organización y por tanto deberemos suscribir los seguros obligatorios exigidos legalmente y/o cubrir nuestra responsabilidad con el correspondiente seguro de Responsabilidad Civil.

Alejandro López Sánchez

Abogado.

Máster en Derecho Deportivo.

Máster en Derecho de Montaña.

http://www.lopezsanchez.com